País

SE HALLARON EN CASA DE LOS SENA RESTOS DE SANGRE Y UNA MOCHILA QUEMADA QUE SERÁN ANALIZADOS.

Los peritajes se concentraron en la habitación donde Acuña dijo haber visto un “bulto” parecido a un cuerpo, al que describió de color “marrón o gris”, del tamaño de una “bolsa de boxeo” y que estaba “cerrado”. En esa pieza, las pruebas de luminol descubrieron manchas de sangre, que serán sometidas a estudios para determinar si son humanas.

Domingo, 25 de Junio

Según Acuña, luego de volver de unas actividades vió a su hijo.<lo vi colorado, con un rasguño en el cuello, y una lastimadura debajo de la barbilla. Le pregunté qué ocurrió y me dijo me se había peleado con Cecilia. Como había gente en el lugar no quise preguntar más>.

A Acuña le llamó la atención que la puerta de la habitación donde hoy se hallaron los rastros de sangre estuviera abierta porque siempre estaba cerrada.

Horas más tarde, Marcela y su marido volvieron a ir al barrio Emerenciano. “Ahí le mandé un mensaje a Gustavo Obregón (N.d.R.: mano derecha del matrimonio) solicitándole que vaya a ver lo que yo creí que había visto ahí en la casa y, específicamente, le puse la palabra ‘cuerpo’, que es lo que yo creí haber visto”, sostuvo y dijo que, mientras se dirigía a una actividad en la localidad de Barranqueras, recibió la confirmación por parte de Obregón “de que sí, era un cuerpo”.

Obregón detalló en su indagatoria que “César prendió fuego la valija". También aseguró que César se deshizo de las pertenencias de Cecilia la noche del 6 de junio (el día que la familia de Cecilia radicó la denuncia por la desaparición de la joven) en un predio ubicado en Avenida San Martín al 3700. Según afirmó, que César lo trasladara hasta allí. “César bajó la mochila y la valija y ahí nomás prendió fuego con un encendedor”. Aseguró que también arrojaron otras cosas en el río Tragadero horas antes de deshacerse del equipaje que se supone que la víctima había preparado siendo engañada al creer que viajaría hasta Ushuaia junto a César.

www.lujanen5.com